• No agregar sal de manera automática a las comidas, debemos saborear antes.
  • En lugar de sal  agregar aceite de oliva, vinagre o jugo de limón a los alimentos.
  • Comer preferiblemente vegetales frescos o cocidos ya que los que vienen empaquetados tienen mayor cantidad de sal.
  • Limitar el consumo de alimentos procesados como el salami, jamon, salmon, etc.
  • Reducir el consumo de pan y cereales (constituyen la principal fuente de sal en la dieta).
  • Consumir  sal iodada.
  • La mantequilla,margarina, quesos, salsa de soya, salsa de tomate y condimentos (como la mayonesa) tienen alto contenido de sal.