Miedo:

El miedo no previene la muerte, previene la vida. Buda

Tenemos mucho que ofrecer al mundo pero el miedo y la ansiedad nos desconectan de nuestras habilidades. El miedo refleja lo peor de lo mejor de nosotros. El miedo representa una señal de alarma, lo mas importante es lo que hacemos con el miedo que sentimos. La ansiedad nos bloquea nuestros verdaderos pensamientos.

Uno de los problemas que surgen es que le tenemos miedo a las cosas equivocadas y nos perdemos las oportunidades que el miedo ofrece. Se puede utilizar el miedo para obtener lo mejor de nosotros.

La gente trata de suprimir el miedo, yo trato de verlo de una manera diferente, trato de expandir la zona de confort practicando cada movimiento una y otra vez. Trabajo con el miedo hasta que no sea miedo. Alex Honnold.

Para cambiar nuestra relación con el miedo debemos cambiar nuestra percepción sobre el. Una vez que podamos apreciar el valor que el miedo nos ofrece podemos cambiar la manera como respondemos a cada situación. Existen 4 reacciones emocionales al miedo: pánico, congelamiento, huida y obviarlo.

Pensamos que tener éxito es igual a felicidad, pero esto es una ilusión. Si nuestra felicidad depende de eventos externos que siempre cambian nunca la conseguiremos. la gratificación material es externa mientras que la felicidad es interna.

Haz de mi mente mi amiga

Es importante observar tus pensamientos sin juzgarlos. No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan. Trátate a ti mismo con el mismo amor y respeto que tu tratas a los demás.

Hay dos tipo de miedo: el miedo útil y el miedo hiriente. El miedo útil es el que te advierte de una situación que puede cambiar, por ejemplo si el doctor te dice que tienes que mejorar la dieta al lograr tu objetivo el miedo desaparece. El miedo hiriente es por ejemplo aquel que ocurre en el caso del temor a la muerte de los padres. Debemos transformar el miedo hiriente en miedo util focalizandonos en lo que podemos controlar.

El pánico ocurre cuando comienzas a pensar en cosas que no han pasado. Empezamos con una idea, una premisa y luego en espiral vamos aumentando nuestros temores.

Nuestros miedos son mas numerosos que nuestros peligros y sufrimos mas en nuestra imaginación que en nuestra realidad. Seneca

Cuando sientas pánico o miedo usa tu respiración para controlarlo: Inhalar lentamente a la cuenta de 4, mantener la respiración a la cuenta de 4, exhalar a la cuenta de 4, repetir hasta que sientas que disminuye la frecuencia cardiaca.

Si tratas de huir de algo solo permanecerá en ti mucho mas tiempo. Chuck Palahniuk

Intención:

Cuando existe armonía entre la mente, el corazón y la resolución nada es imposible. Rig Veda

Existen 4 motivaciones findamentales:

  1. Miedo: Thakura lo describe como la condición de temor a la enfermedad, a la pobreza, al infierno o a la muerte.
  2. Deseo: buscar gratificación personal a través del éxito, el placer y la riqueza.
  3. Deber: motivado por la gratitud, responsabilidad y el deseo de hacer lo correcto.
  4. Amor: el cuidado de otros y el deseo de ayudarlos.

Estar en el presente:

Toda enseñanza espiritual (no es sobresimplificación) se trata de estar presente en el momento, pero el problema es, que casi siempre estamos en otro sitio: pensando en el pasado o preocupándonos por el futuro.

Todos tenemos recuerdos felices que nos gusta recordar y experiencias desagradables que no podemos abandonar. La nostalgia y el remordimiento pueden ser trampas que nos impiden vivir nuevas experiencias manteniéndonos atados a un pasado no resuelto. El pasado no se puede modificar ni el futuro se puede predecir. Se requiere cierta planificación y buena preparación para escenarios futuros pero cuando esos pensamientos generan ansiedad y preocupaciones dejen de ser productivos.

Cuando nos demos cuenta que no estamos en el ahora debemos preguntarnos: que le falta a cada momento, que no es placentero hoy o que debo cambiar…

La indiferencia se define como hacer lo correcto porque necesita ser hecho sin preocuparnos acerca del éxito o fracaso.

El aferrarse a ciertas cosas siempre trae dolor, si se piensa que algo es tuyo o piensas en ti como una cosa cuando te separes o te lo quiten sufriras mucho.

El no aferrarse a lo material no significa que no tienes nada sino que nada te tiene a ti. Profeta Muhamed.

Ego:

El ego verdadero es nuestra esencia, la conciencia que nos permite estar atentos y despiertos a la realidad. El falso ego es la identidad creada para preservar nuestra creencia que somos la persona mas importante, la que sabe todo. Cuando confías que tu falso ego te protege es como pensar que cargar una armadura de papel cuando en realidad es de papel.

Si estas satisfecho con quien eres no tienes que demostrarselo a nadie.

Tu eres quien realmente eres cuando nadie te esta observando.

El ego arrogante desea respeto, mientras que el ego trabajador humilde inspira respeto.

En muchas circunstancias juzgar a los demás es reflejar en otros como nos vemos a nosotros mismos. Proyectar es el termino psicológico que refleja nuestra tendencia a reflejar en otros emociones o sentimientos que no podemos controlar en nosotros mismos.

El ego tiene 2 caras: una nos dice lo grande que somos y otra nos dice lo malo que somos. De cualquier manera no nos deja ver en realidad quienes somos. La verdadera humildad es observar que hay entre los 2 extremos.

Algunas tareas nos dan competencia y agilidad, otras construyen nuestro carácter. Las actividades que no implican esfuerzo mental nos permiten reflexionar y mejorar nuestra introspección.

Humildad:

Hay dos cosas que siempre debemos recordar y dos cosas que siempre debemos olvidar. Las dos cosas que debemos recordar son las cosas malas que hemos hecho a otros y lo bueno que otros nos han hecho a nosotros. Si nos focalizamos en las cosas malas que hemos hecho a otros nuestros egos nos recuerdan nuestras imperfecciones y arrepentimientos. Esto nos mantiene centrados. Cuando recordamos lo bueno que los demás nos han hecho a nosotros sabemos que necesitamos de los demás y que ellos merecen nuestra gratitud. Las dos cosas que necesitamos olvidar es lo bueno que hemos hecho a otros y lo malo que otros nos han hecho a nosotros. Si nos concentramos en lo bueno que hemos hecho a los demás nuestros egos crecen y si otros nos han tratado mal debemos olvidarlo también.

Debemos ser como la sal, nosotros la percibimos solo cuando los alimentos contienen mucha o no contienen lo suficiente.

Recuerda tus errores y olvida tus éxitos, es la mejor receta para ser humilde.

Lo que pertenece a ti hoy, perteneció a alguien ayer y pertenecerá a otro mañana.

Todo lo que se hace en el dia desde lavar las manos a comer el desayuno, reunirse, manejar al trabajo, ver televisión o decidir que leer..todo lo que hagas representa tu vida espiritual. Lo que importa es que tan conciente eres cuando haces estas cosas ordinarias…

Vivir intencionalmente significa alejarse de los objetivos externos y concentrarnos en nuestro interior.

Meditación:

La meditación puede hacernos ver lo que no queremos ver.

Como podemos ver nuestra respiración cambia con nuestras emociones. Se mantiene la respiración cuando nos concentramos, respiramos profundamente cuando estamos nerviosos o ansiosos. Estas respuestas no son de ayuda porque son instintivas. Si controlamos nuestra respiración podemos controlar nuestra energía interior.

Crecimiento:

Propósito: cuando tus talentos naturales y pasiones se conectan con las necesidades del universo y se convierten en nuestro propósito tu estas viviendo en tu dharma (exploras tus fortalezas y debilidades).

Lo que tu eres no es lo que tu dices, es como te comportas.